OPINIÓN

Matices

Por Noelia de la Fuente, Psicóloga Social.

Que dañinos podemos llegar a ser con nosotros mismos al calificar en absolutos escenas, situaciones o personas, a saber:

  • “¡Que año de mierda!”
  • “Me fue pésimo en ese proyecto”
  • “Que pérdida de tiempo esa relación”
  • “No sirve para nada esforzarse”
  • “Esa dieta no me sirvió para nada”
  • “Odio la última parte del año”
  • “Estudié y me fue muy mal”
  • “Mi trabajo es un castigo”

Expresiones sin sentido, cargadas de densidad y que contienen una ceguera importante. Teñidas de etiquetas maliciosas, es como ponerse delante de un frontón y que nuestra peor versión nos de fuerte con la pelota de tenis hasta lastimarnos.

A horas de cerrar un 2020 que quedará en la historia de la humanidad, que tal si revisás esas valoraciones con otro criterio, más empático con vos mismo, con otros matices fuera del blanco o negro:

  • “¡Que año desafiante!”
  • “Ese proyecto no salió como esperaba”
  • “En esa relación aprendí a no perderme”
  • “Capitalicé mi esfuerzo”
  • “Probé con esa dieta, pero no es para mí”
  • “No elijo última parte del año, prefiero otras”
  • “Estudié lo suficiente para obtener ese resultado”
  • “Mi trabajo hoy no cubre mis expectativas”

Es un ejercicio que podés realizar cuaderno mediante, y comprobarás que de todo suceso doloroso, dramático, oscuro y complejo transitado en este año, podés elegir tomar sanación, aprendizaje, luz y simplicidad.

La vida te quita para que aprendas a valorar cuando recibís. Es momento de cerrar un año único con estima propia por todos los procesos que te atreviste a abrir. ¡Solo los valientes llegan hasta ahí!

Alzo copa en tu nombre… lector anónimo que has leído y compartido todas mis columnas. Muchas gracias por tu cariño, respeto y valoración.

¡¡¡Hasta el 2021!!!

Con afecto.

Noelia de la Fuente, Psicóloga Social.

Instagram: @delafnoe

Related posts

La importancia de aprender jugando

Elizabeth Machado

Simultaneidad de Causa y Efecto

Elizabeth Machado

Amor Líquido

Elizabeth Machado