Cultura

Historia del Ferrocarril Oeste de Buenos Aires

El Ferrocarril Oeste de Buenos Aires (actual línea Sarmiento) fue inaugurado un día como hoy 29 de Agosto pero de 1857.

Como su nombre lo indica era y es un ramal que se extiende hacia el Oeste de la Ciudad de Buenos Aires (nótese la puesta del sol en el Oeste en dirección al recorrido de las vías) y fue el primero que hubo en el país dando inicio a lo que sería años más tarde una gran red ferroviaria a nivel nacional. La primera locomotora se llamó “La Porteña” y cubría un trayecto de 10km partiendo desde la “Estación del Parque” donde se encuentra actualmente el Teatro Colón, hasta la estación “La Floresta”, perteneciente al por entonces pueblo de San José de Flores.
Su construcción fue financiada con un gran aporte del Estado de Buenos Aires.

Los rieles se tendieron por las actuales calles Lavalle, pasaje Santos Discépolo, avenida Corrientes, avenida Pueyrredón y luego seguía el actual trayecto del Ferrocarril Domingo Faustino Sarmiento, hasta la mencionada Floresta.

Según diversas fuentes, “El Ferrocarril Oeste fue para los porteños una de sus mayores glorias, justificada durante los 27 años que perteneció al Estado de Buenos Aires por toda la riqueza que llevó a la ciudad, su eficiencia y sus tarifas más bajas que la de los ferrocarriles administrados por firmas inglesas en el país. La presión e interés de los capitales británicos, y el endeudamiento del Estado Argentino, fueron determinantes para que se lo vendiera en 1890 a la empresa inglesa Buenos Aires Western Railway”.

“El último viaje de La Porteña fue en 1890, año en el que también comenzaron las construcciones del Teatro Colón y la estación Once de Septiembre (reemplazando a la vieja estructura de madera), que se había convertido en la nueva cabecera durante 1883. La locomotora está expuesta hoy en el museo de Luján como símbolo de un transporte que, pese a haber perdido parte de su esplendor, transporta millones de pasajeros todos los días, a varios puntos de la Argentina” señala el portal Eterna Buenos Aires.

Cuando era un niño muy pequeño mis abuelos me llevaban a mirar los trenes y esperábamos a que venga alguno para verlo pasar desde arriba como me gustaba a mi… será verdad que hay que pedir un deseo?? Se le habrá cumplido a Andrés Calamaro??

Habría que hacer una estación que se llame “Deseo”; será que allí tal vez el tren del Oeste pudiera traer o llevar nuestros deseos hacia el encuentro con la puesta del sol.. quien lo sabe…

Por Manu Gutierrez

Ig: @buenosaires.moments

Related posts

Se viene el 5° Festival Internacional de Cine Ambiental FINCA

Elizabeth Machado

Proyecto sobre “Huellas de Carnaval” se debate en la Legislatura porteña

Elizabeth Machado

Falleció el productor musical Lucio Alfiz

Elizabeth Machado