OPINIÓN

Disciplina como Proceso

Te embarcás en una dieta alimenticia, en un deporte nunca antes practicado, en estudiar una nueva formación… todas actividades a incorporar en tu agenda cotidiana, y ¡los primero días corren sobre rieles!, estás entusiasmado porque comienza a quedar suelta la ropa que ajustaba, en el club ya te hiciste de nuevas amistades y arrancaste a llenar cuadernos con apuntes de clase.


Pero con el correr de las semanas llega el otoño más hostil, y un guisito no vendría nada mal, quedarte envuelta con tu manta favorita mirando tu serie de culto resulta ser un gran plan, y la redacción del trabajo práctico con la mente en estado de vacío resulta… ¡insoportable!
Y es en ese preciso momento donde tendrás que recurrir a aplicar la disciplina como herramienta clave para sortear la pereza, el desgano, la apatía y la abulia.


Las excusas, es entrar en terreno pantanoso de mediocridad absoluta.
Para lo cual, armarte un plan a: corto, mediano y largo plazo es de suma utilidad para vencer a la falta de un proceso claro y medible.


Ejecutar dicho plan, nos lleva a tener un método de alimentación bajas calorías, un método de entrenamiento saludable y un método de estudio efectivo.


PLAN + MÉTODO (sostenido en el tiempo) = PROCESO (medible)
Al poder medir mis objetivos, llevo adelante una conducta de disciplina conmigo mismo.
Y este combo es el que me diferencia de una persona básica a una persona superlativa.
Incorporar disciplina a tus procesos de vida, te convierten en un ser creíble ante una promesa que pactás con otro, y ¡fundamentalmente con vos mismo!

Por Noelia de la Fuente, Psicóloga Social.

IG. @delafnoe

Noelia de la Fuente

Related posts

Tender Puentes

Elizabeth Machado

No dificultes la llegada del amor

Elizabeth Machado

Vinimos a Trascender

Elizabeth Machado