Salud

31 de Mayo: Día Mundial sin Tabaco

Según estudios, hacer una consulta con un especialista, aumenta seis veces las chances de lograr dejar de fumar.

En lo que se refiere a la Argentina, se conoció que la adicción al cigarrillo suele extenderse al menos 20 años y la edad de inicio es cada vez más temprana : ronda entre los 11 y 13 años explicó a Télam el coordinador del Programa de Cesación Tabáquica del Hospital de Clínicas, Diego Sánchez Gelós.

Diego Sánchez Gelós, es el coordinador del Programa de Cesación Tabáquica del Hospital de Clínicasy en diálog con Télam aseguró que “que aquellos que toman la decisión de buscar ayuda profesional” para dejar de fumar “alcanzan hasta el 36% de éxito mientras que quienes intentan por su cuenta apenas llegan al 6%”.

En el Día Mundial sin Tabaco, el especialista recordó que el tabaco está relacionado a ocho de las diez principales causas de muerte en el mundo -como enfermedades coronarias, accidentes cerebrovasculares (ACV) y problemas en la circulación en miembros inferiores- y su tasa de mortalidad en el país asciende al 14%.

“Dejar de fumar es la mejor medida preventiva y se ve que aquellos que toman la decisión de buscar ayuda profesional alcanzan hasta el 36% de éxito mientras que quienes intentan por su cuenta apenas llegan al 6% de probabilidad de dejar el cigarrillo”, dijo.

Sánchez Gelós explicó que “en Argentina la adicción al cigarrillo suele extenderse al menos 20 años“, y la edad de inicio es cada vez más temprana, rondando actualmente entre los 11 y 13 años. Además, “el pico del consumo de cigarrillo se da entre los 28 y los 35 años”.

“Las afecciones más frecuentes que desencadena el hábito de fumar son infartos, enfermedades coronarias, accidentes cerebrovasculares (ACV) y problemas en la circulación en miembros inferiores. Quienes fuman tienen 20 veces más posibilidades de padecer este tipo de afecciones”, dijo, y agregó que “el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares está presente aún cuando se consumen menos de cinco cigarrillos al día”.

Pero también existen riesgos para quienes viven con un fumador: “Se conoce como fumador pasivo a quien está cerca de la persona que fuma pero también existe el humo de tercera mano, que básicamente es la resiliencia de sustancias como la nicotina y otros químicos que pueden quedar impregnados en toallas, sábanas, sillones o incluso electrodomésticos. Estas sustancias pueden perdurar bastante tiempo en los ambientes y suelen ser causantes de bronquiolitis en niños por lo que dejar de fumar es una decisión que favorece a terceros también”, alertó Sánchez Gelós.

El Consultorio de Cesación Tabáquica del Hospital de Clínicas, ubicado en planta baja del edificio, funciona desde 2005 y hasta la fecha se han atendido más de 2.500 pacientes.

Related posts

La Experiencia de Flow

Elizabeth Machado

Tu paz emocional no se negocia

Elizabeth Machado

Pasa al Senado la Ley Nacional de Parto Humanizado

Elizabeth Machado